Miércoles, 01 Noviembre 2017 16:24

Crítica de EL TERCER ASESINATO, otra excelente película de Kore-eda que denuncia el INJUSTO sistema JUDICIAL desde un prisma completamente ORIGINAL.

Escrito por  Publicado en Críticas películas 2018-2019 , Reseñas películas 2019-2020, Estrenos películas España 2019-2020

“¿Quién decide a quien se juzga?”

AMPLIO ANÁLISIS CEC CINE

'El tercer asesinato', del director japonés Hirokazu Kore-eda (Después de la tormenta, Nuestra hermana pequeña), es un espléndido filme que navega entre la tensión y el drama, las mentiras y las verdades.

En un primer plano general de las afueras de la ciudad, con ésta al fondo de la imagen, divisamos como un hombre sigue a otro. En los siguientes planos, creemos observar que uno de ellos mata al otro. Nueva imagen de un hombre que limpia su rostro de sangre... Mikuma (Koji Yajusho), será detenido. El acusado tiene ya antecedentes penales, pues 30 años atrás cometió otro asesinato...

Shigemori (Masaharu Fukuyama), su abogado defensor, le aconseja declararse culpable para evitar la pena de muerte. De entrada, le importa poco si es inocente. Será posteriormente, tras ver el comportamiento de otros colegas abogados, cuando decida investigar lo que en realidad ha sucedido.

Hirokazu Kore-Eda nos sumerge, de forma muy inteligente, en un juego de tensiones, verdades y mentiras, donde lo que supuestamente hemos visto en el principio comienza a deformarse, logrando que surjan las dudas. Todo ello en una ambientación muy cuidada. El genial director nos invita a ser el jurado de excepción del caso presentado, creando y recreando lo que verdaderamente ha podido suceder, mientras escuchamos declarar a los diversos personajes que el abogado irá interrogando fuera del juicio. Mientras buscamos una solución, Hirokazu denuncia con firmeza el sistema judicial de Japón.

Kore-eda cambia el registro al que nos tenía acostumbrados con una película de suspense e intrigas. Sin embargo, sus temas favoritos siguen en vigor. Sin ir más lejos, las tramas familiares, los fantasmas del pasado o las relaciones entre padres e hijos.

Estamos ante un magnífico enigma cuyo objetivo es cuestionar la verdad, pues lo que parece real no siempre acaba siéndolo. Todo puede ser relativo, dependiendo del lado desde el que se observe.

O no.

Un rompecabezas en el que no encajan algunas piezas. Como si hubieran sido sacadas de otra caja, generando así el despiste. En realidad, ni a los abogados, ni a la fiscalía, ni tan siquiera al propio juez, les importa lo más mínimo si lo hizo o no, pues todos parecen tener el veredicto sobre la presa que ha caído en sus redes antes de pisar el estrado.

Curiosamente, son muy pocas las escenas que veremos del juicio: la atención del metraje se centra en sus personajes, y la acción se desarrolla en lugares poco habituales para este tipo de filmes.

Sin duda, una de los grandes “protagonistas” de esta cinta es la magnífica fotografía de Mikiya Takimoto: en ocasiones, los planos que idea la cámara sobre el cristal del locutorio de la cárcel, hablan más que los intensos diálogos que mantienen abogado y cliente. Las sombras y las luces, tan características en el cine japonés, o los soberbios encuadres, fortalecen la narración.

Otro protagonista de film es el que, curiosamente, está ausente: la banda sonora. Bien es sabido que la vida no se concibe sin la música, y tal vez Kore-Eda busque una mayor tensión con este recurso, mostrando la muerte antes de que ésta llegue o elevando el drama a claustrofóbico.

Un gran guion perfectamente orquestado: complejo en su lectura inicial pero que, como en toda gran obra, se va esclareciendo con determinación: sabiendo cual es la historia que nos quiere contar. La posible lentitud con la que se suceden los acontecimientos no es criticable pues, al igual que sucede con otros realizadores japoneses, se ha convertido en su seña de identidad. Parece como si nos quisieran decir que las historias, como sucede con el ritual del saque, requieren su curso. Y, en ese proceso, no hay prisas -por más que a los occidentales nos desespere un poco-.

Sobre las interpretaciones, en manos de un maestro como Hirokazu, es difícil no disfrutar de cada una de ellas. Y en cuanto a las dos estrellas principales, Koji Yajusho y Masaharu Fukuyama, solo cabe decir que elevan a la categoría de magistral todo lo que tocan, ya sean las miradas, los enfrentamientos dialécticos o la forma de escuchar mientras el otro narra.

  • Mi nota es: 8,5 / 10
  • YA EN CINES
  • REPARTO: Masaharu Fukuyama, Koji Yajusho, Suzu Hirose, Yuki Saito, Kotaro Yoshida, Shinnosuke Mitsushima, Izumi Matsuoka, Mikako Ichikawa, Isao Hashizume.
  • PRODUCTORA: Distribuida por Toho/ Gaga Corporation.
  • DISTRIBUIDORA en ESPAÑA: Distribuidora Golem Distribución.


Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios